Oda primera

Canto a los agujeros En los pies y en las manos Del hombre Que colgaron en un leño, A la herida por gusto Labrada en […]



Oda cuarta

Temblor que confía Cuando la nada eleva su muralla, Rosa que da su seno a las avispas, Riesgo que cruza la tormenta Aunque el barco […]



Oda undÉcima

No era la muerte física Lo que el grito pedía al asombro de un niño, Sino la destrucción de la crueldad Que sólo su inocencia […]



La canciÓn de la tierra

HERMANA TIERRA – A SAN FRANCISCO DE ASÍS – Tierra, perdónanos, hermana nuestra, -de la misma mano de Dios nacidos,- Porque te crucificamos el aire […]



Oda dÉcima

Inocencia, ¿qué guardan tus armiños o tus nieves?, ¿qué imanada frescura callan tus jugos vivos, Para que seas deseada por la boca Del secreto vampiro […]



Oda quinta

Con vellos de murciélago Y mirada de sapo, Resopla fuego por la lengua Como un dragón, y de la abierta boca Le gotea una espesa […]



Oda decimoquinta

El gran saxofón negro Da el sonido enorme, El sonido de la supernova Que vibra en nocturno espacio sonoro El abismo pulsar, El gran saxofón […]



Oda tercera

Al mediodía, entre margaritas, Sentada en piedras lisas, Nombro a la bruja, La vida no vivida De la mujer amarga, Limpios objetos como rejas la […]



Oda sexta

A la orilla del mar, sobre la arena, Pienso al ogro, -la vida no vivida del hombre amargo,- Una legión de enanos guiñadores Lo rodea […]



Oda octava

Cuando suenan campanas de Pascua Y el cirio de la aurora Ha vencido a la noche, Se escuchan palabras de condenación. Cuando los ángeles amables […]



Oda novena

La estación del amor Inaugura las dichas abiertas Como la cola inmensa de un pavorreal Que de pronto posara En el tiempo terrestre Su fiesta […]



Oda sÉptima

Se abre sobre el charco Una inmensa margarita sonora, Una noche busca otra noche Para unirse en cadena de maldiciones, -se abren de pronto, puertas, […]



Oda segunda

Canto al número cero, Canto al signo de menos, Canto al momento eterno En que el cordero Entra al matadero Sin resistir a los verdugos […]



Oda decimocuarta

Mi alma de niña, hincaba sus rodillas En el suelo del día primero, En el día de las frutillas, En el día de la seda, […]