Oda primera

Canto a los agujeros
En los pies y en las manos
Del hombre
Que colgaron en un leño,
A la herida por gusto
Labrada en su costado,
A su carne rayada
Por azotes como una piel de cebra
En donde viborea
Sangre seca,
A sus ojos cegados por el llanto,
A su cabeza hendida
Por espinas de donde cuelgan
Como adornos
Estalactitas duras de saliva,
Canto al gusto a vinagre
Que le quema la lengua,
Y pende, de su boca
Como badajo
Que la sed golpea.



1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5.00 out of 5)

Poema Oda primera - Orfila Bardesio