Respeto

Niña de los negros ojos,
Guarte que no digan ellos
Tus amorosos enojos,
Que habrás de pisar abrojos
Si llegan a comprendellos.

Y habrá algún vil seductor
Que pise la tierna flor
Por más que la encuentre bella,
Que no basta a defendella
Donde hay pasión, el pudor.

Guarte niña de mostrar
Que un sentimiento hay guardado
En ese tierno mirar…
Mira que te han de burlar
Aunque yo te he respetado.

No pienses, no, que es desvío
Lo que es tan solo piedad,
Que aunque ya gastado y frío,
No es tanto mi desvarío
Que ultraje tu castidad.

¡No es para mí tal belleza,
Yo, que mi existencia loca
Manché con ciega torpeza!
Basta un beso de mi boca
Para manchar tu pureza.


Poema Respeto - Antonio García Gutierrez