Nueve rayas de tiza iv

Cuando el amor se meta debajo de estas paredes

Me olvidaré de los óleos

En que con una cuchilla el lienzo blanco fuera dividido

En tres partes, lejos de toda simbología marina.

Y volveré a un puerto cualquiera

A estrellar contra las ruinas de ese barco holandés

Tres botellas de whisky, pero ya digo, lejos

De cualquier balanceo específicamente literario.

En el color oscuro de las aguas de aceite

Arrojaré la última gota de mi vida

Y nunca una sonrisa, nunca la carcajada

Caerá en unos labios más tristes que los mios.

Pero ya digo, lejos. Para que nadie estorbe.

Para que nadie crea que es una frase más.

(Eras como las ruinas de ese barco holandés

Cuando soñé contigo esta noche pasada.)


Poema Nueve rayas de tiza iv - Agustín Delgado