Nueve rayas de tiza ii

Se afanaría

Lo más posible en divertir.

Ni demasiado sentimiento

Ni tampoco palabras de dulzura en los labios.

Pasaría la tarde

Ensayándose solo, iría hasta tres veces

Frente al espejo, escucharía lentamente

Su voz

Alejándose, expatriada.

Mediada el alba, volvería a caer

Sobre la iridiscente lejanía

De la última tarde, paladeando

Categorías, usos

De aquellos que tenían en sus manos

Pocas palabras, demasiado oro.

E intentaría grabar

Como la cinta graba, como algo que viene

Envolviéndonos la piel.

Al fin, irremisiblemente

Extirparía entre las sábanas

Cuatro, cinco manchas de amor.


Poema Nueve rayas de tiza ii - Agustín Delgado