Hay que ver que no se use

Hay que ver que no se use
Ningún material extraño,
Así, si quiere hablarse de niños
Reventados contra los árboles,
Habrá que decirlo sin omitir la sangre
Escurriendo las cortezas;
No vale la pena desbancar dolor
Por ideas, mejor apresar la hinchazón
Nerviosa que traen los ramalazos;
No meter palabra y palabra
Donde el plomo sabrá armar su vacío.
Hay que evitar sucedáneos;
Si la carne arde, gruñir macizo;
En cada impacto, mostrar su trayectoria;
A cada estallido, la savia roja de los árboles.


Poema Hay que ver que no se use - Alan Mills