En cada latido, el mar

Lo mismo que un mar impronunciable,

Vacío solamente, desnudo ser, nada más que rosa

Enmudecida – la palabra, en el magma

De escamas y de alientos.

En cada verbo, el fuego. La llama

Circular, el respirar que es sangre,

Que es vida y es memoria.

Palabra de ave – de mujer o de junco

Ascendiendo secreta desde el mar a mi boca.


Poema En cada latido, el mar - Miguel Florián