Tu nombre que ya solo es una casa

Aquí había una hoja en blanco
Un pedazo de hierba nunca hollada
De este camino de estelas ensanchadas
Tengo que llenarlo.

Calafatear, como una abeja minuciosa
Con boca textil teje la celda.
Cualquier célula del aire me sirve de cera
Este panal es la casa de las rosas.

Basta que al final de mis murallas
Ponga como cruz que todo lo tripula
La estrella capital de esta arquitectura
Tu nombre que ya solo es una casa.

No debo buscar desesperado
Algún material que me sostenga.
Algunas páginas ya tienen piedras
Aquí puedo poner los lagos.

Hay otras extensiones más boscosas
Territorios de avidez y precipicios
Cuevas feroces, anatomía de sismos
Este planeta tiene muchas cosas.

Lo que no debe tener es un país en blanco
Una pradera sin hierba ni tierra
No hay lugar para el vacío en mi pradera
Por eso estoy aquí con mis palas al trabajo

Llenando con la carne de las cordilleras
Este valle vacío, inhabitado.



1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5.00 out of 5)

Poema Tu nombre que ya solo es una casa - Jorge Lemoine y Bosshardt