El nombre del amor desesperado

Te quiero.
Tenía ganas de decírtelo
Era la habitual paloma que se
Ordenaba dentro mío y tramaba ese
Dolor de aire que nos ahoga de
Anticipadas libertades
Por eso vine hasta la tinta
A volar a indefinirme a sentir
Mi galáctica explosión
Mi dimensión de alba enamorada.
Te quiero.
Tú no estás a la orilla de mi boca
Para oírlo, para deletrear el
Oleaje de mi aliento
Por eso te lo escribo ahora
En este sitio donde tu ausencia
Hincha el espacio
Donde tu cuerpo es una urgente
Escapatoria donde tus ojos son
El embarcadero de mi alma.
En este sitio donde el amor se reparte
Con absurda geometría
Donde cada uno extrae de entre páginas
Feroces un nombre y una historia
Para jugar al tiempo, enmascarados
Para jugar a ser o a haber sido
Aquí, donde me toca el nombre
Del amor desesperado
El sitio de la pregunta irrespondida
La raíz erradicada
El trasplante total de la existencia
Aquí, beso las páginas donde me
Embarco, me ato al nombre desbocado
De mi personaje y digo a un nadie
Que tiene tu cara imaginada
Toda la música que me toca.
Digo amor y amo y muero en esta
Vida muerta, muero de vida y escenario
Con tu ausencia puesta
Recubriéndome como una bandera de
Besos. Aquí decido lo que soy
Broto, desatrapado como el agua
Que desorbita la tierra
Y una vez más tú eres la meta
El público testimonial, la mano
Que pasa a recogerme.
Ya ves, sólo quería decirte que te
Quiero.
Son tan copiosos los cimientos del
Amor, que abro mi boca para caber
Tu nombre y arrecio un pantano de
Alas luminosas que me vives dentro.


Poema El nombre del amor desesperado - Jorge Lemoine y Bosshardt