Monólogo del empleado de oficina

Estoy aquí sentado una vez más,
Contemplando el paisaje del calendario,
Las piernas de María, la ventana
Y la alfombra de smog que cubre el cielo.

A veces, a veces,
María también me mira
Y yo escondo tras el escritorio
Los agujeros de mis zapatos
Y este pantalón de tela de cebolla,
Brilloso, tanslúcido ya.

Voy al baño para verme en el espejo
Y todo lo que veo es un par de ojeras,
Unos hombros de botella,
Un pecho de cuchara,
Una cintura de huevo,
Un bulto, en fin, como de ahorcado
Colgando de una corbata
Y soñando aún con un aumento


Poema Monólogo del empleado de oficina - Eduardo Llanos Melussa