Soledad

Hoy he visto caer de mis ojos la sombra.
Como un viaje cansado;
Y dejó mi soledad
Cómo ciudad deshabitada de estrellas
Y perros que nos ladran;
Sin la novia prendida en el recuerdo,
Sin el beso primero que nos llenó de asombro,
Sin amables señoras que nos dicen:
“—Cómo está, joven, buenos días.—”
Sin éste mundo amargo y cotidiano
Que nos duele en el pecho,
Como la muerte del pastor de caracoles
Que murió sobre la arena
Y apareció su viaje desnudo ante el crepúsculo…
¡Dejó pues la sombra, mi soledad vacía…!

Mi soledad vacía.
Tremendamente sola.
Sin un grito siquiera.
¡Sin mis huesos!
Sola.
Sin perfume.
¡Como un lirio quebrado en pleno invierno!
Pura.
Como un ángel despierto
Sigue mi soledad.


Poema Soledad - José Roberto Cea