Mi soledad, no

Mi soledad, no. No me la reclames.
La comparto, eso sí, como un hermano,
Como comparto el pan que me alimenta
Y el vino que te brindo de mi vaso.
Déjame que la cuide como a un hijo,
Déjame que la cargue y que en los brazos
Enfermos de mi pobre adolescencia
La arrulle con mi verso desgarrado.
Mi soledad, no, amiga, te lo ruego.
Déjame esta distancia donde labro
La huerta de mis sueños imposibles
Con el arado de mis desengaños.
Mi soledad, no. No me la reclames
Que me reclamas cuanto me ha quedado,
Cuanto bueno conservo de la vida:
Mi soledad y un dios triste y cansado.



1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5.00 out of 5)

Poema Mi soledad, no - Jorge Antonio Dore