Señor, no me desprecies

Señor, no me desprecies y conmigo
Lucha; que sienta, al quebrantar tu mano
La mía, que me tratas como a hermano,
Padre, pues beligerancia consigo

De tu parte; esa lucha es la testigo
Del origen divino de lo humano.
Luchando así comprendo que el arcano
De tu poder es de mi fe el abrigo.

Dime, Señor, tu nombre, pues la brega
Toda esta noche de la vida dura
Y del albor la hora luego llega;

Me has desarmado ya de mi armadura,
Y el alma, así vencida, no sosiega
Hasta que salga de esta senda oscura.


Poema Señor, no me desprecies - Miguel de Unamuno