Señor usted no lo sabe

Señor
usted no lo sabe
y sin embargo sus arrugas,
tersándome la mañana,
me han obligado a iniciar una huelga de novios
desde que lo conozco.

Y hoy
-mientras los dos nos mirábamos de reojo, cada uno en un
extremo de la barra-,
mi guedeja más anarquista
ha optado definitivamente por afiliarse a sus ojos.


Poema Señor usted no lo sabe - Almudena Guzmán