Revelación

Yo no sabía porqué estaba triste,
No me explicaba mi desesperanza,
La inquietud angustiosa, la añoranza
De algo que se mostraba en lo que existe.
Pero llegaste tú. Te vi, te fuiste
Y cuando ya balbuceaba mi alabanza,
Como a una exhalación que no se alcanza,
En pura ausencia te me convertiste.
Al preguntarme cómo fue que al verte,
La eternidad avisoré en la vida
Y entendí la falacia de la muerte,
Supe que, ignaro, de no haberte visto
En tristeza estaría convertido
Y no habría sabido porqué existo.


Poema Revelación - Alfonso Orantes