Presencia de la ausencia ii

Amor
Se eternizó el instante, porque al verte
Sobre ti se volcó toda mi vida.
El amor es el bálsamo y la herida.
Fuerza del movimiento y de lo inerte.
Ya que tan débil fui, renazco fuerte
De la triste ambición desvanecida
Porque ya mi insipiencia adormecida
Ha entendido el problema de la muerte.
Si esto es ser inmortal, hallé el nirvana
De verdad y mentira condensada
En resumen de ayer, hoy y mañana
Del que los hombres se hacen así dueños
Porque el amor es gracia humanizada
Y es tan irreal como los mismos sueños.


Poema Presencia de la ausencia ii - Alfonso Orantes