La lengua y las hermanas

No menciones la muerte cuando estés frente a mí
Mira la vida
que brota del cogollo feliz de la palmera
del núcleo de la flor
del delicado almizcle de tu rosa sombría
cuando nos vemos
cuando ardemos juntos
Mira la vida
estallando en el tumbo feliz de la cascada
estallando en la luz que lame flores
fluyendo en lágrimas de espesa sombra
que embellecen aún más el desolado brillo de tus ojos
La vida digo
serpenteando en tu lengua que pronuncia las cosas
y las hace vivir arder amar
La luz florece
Las flores iluminan
La vida brota en lágrimas de espesa sombra
La luz restalla en paredes blanquísimas mordidas por la cal
Toca mis manos:
están tibias
porque mi sangre corre más de prisa
cuando la enciende la mordida dulce de tu mirada
Si te veo
me importa el borbollón de vida que el loco Amor me da
Y el loco Amor encarna en el Deseo
Y éste en la Eternidad
Y mi verdad es esta:
bajo el sueño de dos
la Eternidad fermenta.
*
No me importan
la árida sequedad de la garganta ronca
ni pólvora ni arena
ni dientes de metal que rechinan contra una piedra negra
ni una vaina vacía ni un tambor
de cuero roto
Tu lengua hace vivir lo que pronuncia
Y yo deseo que pronuncies Vida:
no quiero de su hermana la dulce paz que vierte
Siente mi corazón: es tu cautivo:
un corazón tan vivo que asustaría a la Muerte.



1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5.00 out of 5)

Poema La lengua y las hermanas - Efraín Bartolomé