De la amistad

A Enrique Fernández y Mayte Gómez

Porque no es bueno

Confundir el aliento con el frío del alma,

Ni es bueno que el hombre viva solo,

Ni es amable la mesa arrinconada en el salón

Con sólo un mustio plato en el mantel,

Y las migajas.

Venid a ver el polvo de las cosas, sacadme

De esta ciénaga sin luz. He perdido

La costumbre de la Amistad y me pesa

Como mármol cada tarde en casa,

Sin salir de mí. Deseo vuestra voz

Entre los muros como lluvia común.

El latido del silencio alrededor.

La bondad de vuestra dulce compañía.

Anhelo vuestra voz porque confundo ya,

Exhausto, el tembloroso aliento de mi boca

Con el frío del alma.


Poema De la amistad - Alfredo Buxán