Que la vida no sea imaginaria



Desde que te conozco me fijo siempre en las
Florerías
Me miro pasar en los cristales
Y me da ganas de cortarme el pelo
Amo al inventor de la fotografía
Me parecen mariposas los sellos postales
Y a veces acaricio a los teléfonos
Desde que te conozco hago cosas sencillas
No tomo más café con el sepulturero
Me olvido de revisar el almanaque
Dejo siempre abiertas las canillas
Me dejo encerrado en las fotografías
Y nunca me doy cuenta de que tengo hambre.
Desde que te conozco lo que más me gusta,
Es que todo me parece milagroso:
Recordar quién soy por la mañana
Mirar relojes que ya no me asustan
Estar adentro de mis ojos
Que la vida no sea imaginaria
De verdad todo es mejor desde Nosotros
Empiezo a entender ciertas palabras
Y me he hecho cliente de las florerías
Progreso enormemente con el sonambulismo
Me han echado hace poco de la fábrica
Me he comprado un libro de poesías.
Ah! y desde que te conozco
Todo el mundo me dice que estoy loco
Que de dónde saco esta cara de alegría.


Poema Que la vida no sea imaginaria - Jorge Lemoine y Bosshardt