Es tanto el bien que derramó en mi seno

Es tanto el bien que derramó en mi seno,
Piadoso de mi mal, vuestro cuidado,
Que nunca fue tras mal bien tan preciado
Como este tal, por mí de bien tan lleno.

Mal que este bien causó jamás ajeno
Sea de mí, ni de mí quede apartado,
Antes, del cuerpo al alma trasladado,
Se reserve de muerte un mal tan bueno.

Mas paréceme ver que el mortal velo,
No consintiendo al mal nuevo aposento,
Lo guarda allá en su centro el más profundo;

Sea, pues, así: que el cuerpo acá en el suelo
Posea su mal, y al postrimero aliento
Gócelo el alma y pase a nuevo mundo.


Poema Es tanto el bien que derramó en mi seno - Francisco de Aldana