Arena

Yo fui de arena

Porque dabas fuerte

Y no te dolía.

Y cuando regresaba

La marea

Ya no quedaban

Huellas.

Yo fui de arena

Porque siempre volvía

A mi ser,

Pétreo e invertebrado

Tras tus pies

Pisando mis castillos

Mis costillas

Mi cuello.

Yo era arena virgen

Hasta que llegaste

Y lo manchaste todo

De sangre.

Yo fui arena

Llorante, mojada y sombría.

Sal.

Mar rojo.

Y un trocito de cielo

Si preguntaban.

Yo fui arena rota

Porque vulnerabas

Mi naturaleza

Intacta

Como baldosas de cemento

Bajo el mar.

Yo fui arena

Frágil e indivisible.

Y ahora soy piedra.

Nervio.

Arma de palabras.

Y ahora soy una duna

Por la que resbalan

Tus hijos,

Y rien conmigo,

Y río con ellos

Cuando estás

Lejos.

Y lloran,

Y lloro,

Porque sé

Que nuestros hijos,

Pueden ser ahora

Tus nuevos sacos

De tierra y

Ceniza.


Poema Arena - Eva Vaz