Reloj de arena vi

*
En esa pequeña mesa de centro nocturno,
apenas hubo cupo para un trago y su sonrisa.
Fue un intento de ligue. Nada más.
Algo parecido a la vida.
*
Se van los sueños y ahora sólo queda la realidad.
roncar despierto.


Poema Reloj de arena vi - Eduardo Zambrano