An

Me asomé cierto día,
y apenas me asomé, Natalia mía,
vi atmósferas más anchas y más bellas
que esos campos cerrados por estrellas;
caos de irresistible devaneo,
de miedo, de inocencia y de deseo,
donde el término a ver jamás se alcanza
de la dicha el placer y la esperanza.
Abismo que me atrae fascinado,
como atrae la muerte a un desgraciado,
allí mi alma aspiró, de encanto llena,
un néctar delicioso que envenena;
y allá dentro miré tímidamente,
como mira el que tiene el sol enfrente
mil sombras, que dejaron por despojos
almas que en lo hondo asesinó tu encanto…
¿Qué adónde me asomé para ver tanto?
Me asomé… a las ventanas de tus ojos.



1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5.00 out of 5)

Poema An - Ramón de Campoamor