La amapola de morfeo iii

Una lluvia de estrellas se desprende
Iluminando el campo donde los guerreros
Reposan como estatuas.
El sol vuelve a descender sobre los pétreos filos.
En la pupila del guerrero se dibuja el último haz
Como una cabellera rojiza rozando el metal.
La marea del crepúsculo se apaga.
La espada ya no corta ni su propia quietud,
Refleja la nube dorada suspendida un instante,
Y sólo los lirios despiertan entre las cenizas.



1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5.00 out of 5)

Poema La amapola de morfeo iii - Javier Alas