Xxvii (lo callado del silencio)

Escucho
Atenta
Niebla por debajo de tus muros
Cargados del inmenso azul latido
Muy tuyo
Y
No puede ceniza alguna
Ahogar rezo feliz pisando
Duda hierba
Luz
Día
Viendo la llama que reposar mutilada
Descansa
Sangre que unirnos
Lo mejor viene fuerte por el penoso navego
Sombras
Palpitante de silencios
Muy tuyos
Y
Qué amor no lleva un nombre
Madre
En
Tierra


Poema Xxvii (lo callado del silencio) - Milagro Haack