El niño

Hay un niño que llega cada día
Ofreciendo su mínima intemperie
Sobre el claro mantel del desayuno.
Levemente se asoma
Por la ventana gris de algún periódico,
Sin lágrimas ni risas en su rostro:
Sólo pura mirada
Y un humilde cansancio de terrores
Derramado en sus labios.
Viene desde muy lejos:
De las tierras del fuego y la tristeza,
De selvas y arrozales,
De campos arrasados, de montañas perdidas,
De ciudades sin nombre ni memoria
Donde la muerte es sólo
Una muda costumbre cotidiana.
Tal vez trae en sus manos
Algún pobre juguete:
El fusil que encontró en aquella zanja
Junto a un hombre dormido,
Las inútiles botas de su padre,
El arrugado casco de aluminio
Del hermano más alto y más valiente,
El trozo de metralla
Que derrumbó su infancia en un instante.
Se sienta a nuestra mesa, quedamente,
Como si no estuviera,
Y contempla asombrado los terrones
De azúcar, las galletas,
La alegre redondez de las naranjas,
La taza de café, con su recuerdo
De humaredas oscuras.
Nunca nos pide nada: sólo mira
Desde un viejo silencio,
Con un largo paisaje de preguntas
Remansado en sus párpados.
Y permanece inmóvil,
Clavándonos el tiempo en su palabra
Que nunca escucharemos.
Como si fuera un niño, simplemente.
Sin saber que en sus ojos
Lleva la herida grande
De todo el universo.


Poema El niño - Antonio Porpetta