Velas para agrandar la oscuridad

He apagado todas las lejanías
He decidido que estás aquí conmigo
Detrás de alguna puerta,
Lavándote la cara
Amasando un trago de ventanas en un
Papel, o bebiendo un chorro de mariposas
En alguno de tus libros amarillos.
He decidido que la soledad no nos cabe
Somos demasiado para los enjutos territorios
De la nada.
Y si alguien no lo cree puede leer
En los legajos de la primavera sobre nuestro
Encuentro desde los parietales de la tierra
De nuestra insobornable brújula de equinoccios
Sí! Estás comprando el pan para nuestro desayuno
Un par de velas para agrandar la oscuridad
Ese esmalte multicolor para pintarnos camelias
En los brazos y hacer el amor como las enredaderas.
No encuentro la nota que me escribiste
Mientras dormía
Te habrás olvidado de dejarla.
No importa, sé que la has escrito y que
Decías que volvías en seguida, que no
Querías despertarme.
Ahora me voy a meter al baño
Voy a demorar un poco para darte
Tiempo de volver e irte otra vez.
Me gusta tu forma de estar
Tu presencia vacía, llena de sospechas
Tu ausencia habitada,
Tus constantes salidas.
Ah! espero que no olvides traerme
El bloc de cartas y los sobres.
No puedo estar sin escribirte cada día.


Poema Velas para agrandar la oscuridad - Jorge Lemoine y Bosshardt