Se hace tarde

Se hace tarde ya.
Repentinamente caen las sombras
Pero no me sorprende ni entristece
La cercanía de la noche.
El amanecer fue lento en su avance.
El mediodía esplendoroso, ardiente
Deslumbrante y veloz.
Luego fue disminuyendo la luz cegadora
Como si la catarata del tiempo
Lo fuera opacando poco a poco.
Llegó el crepúsculo maravilloso
Y se adueñó de todo prontamente…
Ha sido tan hermoso
Que querría verlo surgir de nuevo
Con sus ópalos y violetas teñidos
De oro y grana.
¿Se ha detenido más de la cuenta
Para que yo le siga viendo?
Cuánto tiempo más durará
Alejando la noche y continuar luciendo
Sus increíbles carmines y azulosos púrpuras?
El crepúsculo sigue todavía
Pero la noche extiende ya casi
Su brazo poderoso.
Se hace tarde a pesar de los fulgores
Y sorpresivos destellos.
Pero yo no estoy triste ni sufro pesadumbre
Por la cercanía oscura que vislumbro
Cuando la noche llegue, inevitable,
Yo estaré dormida.


Poema Se hace tarde - Elisa Huezo Paredes