Soñé que la fortuna

Soñé que la fortuna en lo eminente
Del más suntuoso trono me ofrecía
El imperio del orbe y que ceñía
Con diadema inmortal mi augusta frente.

Soñé que del ocaso hasta el oriente
Mi formidable nombre discurría
Y que del septentrión al mediodía
Mi poder se adoraba humildemente.

De triunfantes despojos revestido
Soñé que de mi carro rubicundo
Tiraba César con Pompeyo uncido.

Despertóme el estruendo furibundo,
Solté la risa y dije en mi sentido:
Así posan las glorias de este mundo.


Poema Soñé que la fortuna - Manuel Justo de Rubalcava