Singapore

Todo lo envuelve tu oriental molicie
Y en este mar que te acaricia, miro
Ya no profundidad, ya no zafiro,
Sino jade, impureza y superficie.


Poema Singapore - Enrique Díez-canedo