A la vanidad de los héroes mundanos

Vano Lelio, que ignoras el camino
De la inmortalidad, mira primero
De este funesto mármol el letrero;
Leerás el desengaño más divino.

¿A dónde vas, te dice, ¡oh, peregrino!,
Con tal altivo y torpe desafuero?
No pases adelante si el sendero
Pretendes encontrar de un buen destino.

Puerta soy aunque triste, de la gloria,
Subterráneo camino de la vida,
No me apartes jamás de tu memoria.

Deja a un lado la senda fementida,
Pues es nada la fama de la historia
Para una Eternidad que te convida.



1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5.00 out of 5)

Poema A la vanidad de los héroes mundanos - Manuel Justo de Rubalcava