Serrasalmus nattereri

Era un pez sigiloso del color de los pinos.

Daba vueltas y vueltas alrededor del cielo

Tan cadencioso y suave

Que daba casi miedo tocarle las escamas.

Era un pez taciturno que andaba por el agua

Componiendo sin cesar versos marinos

Que hablaban del amor y de otros peces.

Navegaba en silencio. Siempre solo.

En sus ojos azules se filtraba la luz

Y él bajaba las alas

Como si un gran destello le cegara los párpados

Y lo empujara levemente hacia el suelo.


Poema Serrasalmus nattereri - Elsa López