El niño dormido

No levantes la voz: el niño está dormido.
Contén el paso, espera, aguarda en cauto acecho;
que no se mueva el aire, ni se oiga el menor ruido,
para que en tierna paz, te aproximes al lecho.

Mírale sonriente al almohadón asido,
el oso de su vida apretándole el pecho,
en la mano, seguro, tiene un hilo prendido
del globo de colores, que oscila bajo el techo.

Alrededor su mundo – juegos de construcciones,
trompos, libros, muñecos, autos, trenes, camiones-;
todo goza en el cuarto sueño de maravilla,
salvo el tictac cadente del reloj de la abuela.
Déjale que descanse: mañana irá a la escuela –
cuanto más, con los labios rózale la mejilla.



1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5.00 out of 5)

Poema El niño dormido - Marilina Rébora