Sentada en la estación

Sentada en la estación
de algún invierno,
siento como el silencio
me alcanza y me rodea…

De los vagos rincones
veo salir siluetas…

Siluetas que transportan
neblina entre los dedos…
Rostros que no he observado
y voces que no entiendo…

Siguen, siguen llegando
continúan saliendo…

Vienen hasta muy cerca:
me cantan al oído
melodías nocturnas
que me saben a mar,
a marismas, a viento,

a lugares antiguos
donde nada es real,
a luz cálida y suave,
y frases pronunciadas
en un tiempo remoto
con lenguajes de sal…

Oscurece otra vez
me levanto, camino,
y el sendero que tomo
se torna más sombrío.

Camino en la penumbra…
Atrás, el cielo azul,
no encuentra ningún sitio.



1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5.00 out of 5)

Poema Sentada en la estación - Roxana Méndez