Estación

Llueve de grises esperpentos
en la estación a oscuras
donde las horas parten.

Llueve desasosiego
sin que el tedio
desmienta a los viajeros
rubricados por la marcha.

La urgencia o la inmovilidad
de los que nunca partieron
hoy es un matasellos…

Olvidados fantasmas
bajo el óxido
del agua.


Poema Estación - María Eugenia Caseiro