Esperándote

En una esquina del tiempo y del espacio
Me he sentado, a esperar la primavera,
Y con ella tu regreso,
Amable,
Cálida,
Sensual,
Etérea.
Cargada de fragancias imposibles,
A tornasoles de agua pura,
A lilas y magnolias,
Al arco iris que nimba la tormenta,
A playas espumeantes de libidinosas arenas,
A sempiternos vientos,
A húmedos calores,
A frescos nocturnos,
Renuevos de vida
Que emergen bulliciosos.
Mas por si acaso extravías el camino
Quedo aquí, esperándote,
Silencioso,
Anhelante,
Resignado,
Sosegada la respiración,
El alma, escondida, entre las manos,
Y una plegaria…
En el corazón.


Poema Esperándote - Javier Martín González