Réquiem por alfonsina

Era una tarde amarilla…
El mar, azulado espejo,
Apenas copió el reflejo
Del sol en postrera silla.
Te enlazaron en su quilla
Silencios y soledades,
Viste pasar las edades
Rebelde al propio destino;
Te fuiste por el camino
De inhóspitas oquedades.
El mar te abrió su regazo
Versificando la espuma,
Rítmicamente la bruma
Te ciñó en místico abrazo.
Tu esíritu rompió el lazo
Que encadenaba la vida.
Con la corola encendida
Tu piel besó los torrentes
Y reposaste en sus fuentes
Como una ninfa dormida.
Ató la noche sus istmos…
Al ritmo de la marea
Entre corales te crea
Senda desde los abismos.
Matinales espejismos
Te envolvieron en su manto,
Y entre conchas de amaranto
Guardó la arena celosa,
En el perfil de una rosa,
Libres, tu cuerpo y tu canto.


Poema Réquiem por alfonsina - Herminia D. Ibaceta