Qué blanca viene la luna

¡Qué blanca viene la luna!

– Si me muero deste mal,
no me entierren en sagrado;
fáganlo en un praderío
donde non pase ganado;
dejen mi cabello fuera,
bien peinado y rizado…
Romance popular.

¡Qué blanca viene la luna!
¡Ay!, ayer tarde, ayer tarde,
se murió la molinera,
rosa y música del valle.

El molino nuevo está
llorando como una madre.

Cuando sacaron la caja
se puso a llorar el valle;
la caja era blanca y rosa,
y la tapa de cristales.

El molino nuevo está
llorando como una madre.

La molinera iba blanca
en un nido de azahares;
dicen que ningún galán
la había besado…, ¡ay!

El molino nuevo está
llorando como una madre.

Camino del camposanto,
volvía el pastor del valle,
cantando una copla triste
a la estrella de la tarde.

¡Cómo lloraba el molino!

El molino nuevo está
llorando como una madre.


Poema Qué blanca viene la luna - Juan Ramón Jiménez