Anteprimavera

Llueve sobre el río… El agua estremese Los fragantes juncos De la orilla verde… ¡Ay, qué ansioso olor A pétalo frío! Llueve sobre el río… […]



Lo que vos queráis, señor

Lo que Vos queráis, Señor, sea lo que Vos queráis. Si queréis que entre las rosas ría hacia los matinales resplandores de la vida, que […]



El valle (v)

Mujer, perfúmame el campo; da a mi malestar tu aroma, y que se pongan tus manos entre el tedio de mis rosas, ¡Olor a carne […]





Hado español de la belleza

Te veo mientras pasas sellado de granates primitivos, por el turquí completo de Moguer. Te veo sonreír; acariciar, limpiar, equilibrar los astros desviados con embeleso […]



Gusto: belleza conciente

Me dicen estos y aquellos, movidas sombras de otros yoes en mí mismo: “¿A qué ese afán, esa insistencia, ese dinámico éstasis en tu obra?” […]







El poeta a caballo

¡Qué tranquilidad violeta, Por el sendero, a la tarde! A caballo va el poeta… ¡Qué tranquilidad violeta! La dulce brisa del río, Olorosa a junco […]



Jardines galantes (iv)

Pues que han abierto ésta tarde las rosas de tu terraza, deja que ponga mis labios sobre tus labios, amada. Tengo fragantes mis manos para […]



En el fondo de la estancia

En el fondo de la estancia un instante nos hallamos; la sombra nos envolvía y nadie quiso mirarnos. Yo sentí que me embriagaba el perfume […]



Mariposas blancas

La noche cae, brumosa ya y morada. Vagas claridades malvas y verdes perduran tras la torre de la iglesia. El camino sube, lleno de sombras, […]



Platero

Platero es pequeño, peludo, suave; tan blando por fuera, que se diría todo de algodón, que no lleva huesos. Sólo los espejos de azabache de […]



Al soneto con mi alma

Como en el ala el infinito vuelo, como en la flor está la esencia errante, lo mismo que en la llama el caminante fulgor, y […]



Al mar anochecido

¡Si su belleza en mí morir pudiera como en ti, mar, se borran los colores que el sol divino te dejó, en las flores de […]



Paraíso

1 LO QUE SIGUE Como en la noche, el aire ve su fuente oculta. Está la tarde limpia como la eternidad. La eternidad es solo […]



La primavera

¡Ay, qué relumbres y olores! ¡Ay, cómo ríen los prados! ¡Ay, qué alboradas se oyen! ROMANCE POPULAR En mi duermevela matinal, me mal Humor A […]



Partida: pureza del mar

Hasta esta puras noches tuyas, mar no tuvo el alma mía, sola más que nunca, aquel afán, un día, presentido, del partir sin razón. Esta […]



Renaceré yo (xxvii)

Renaceré yo piedra, y aún te amaré mujer a ti. Renaceré yo viento, y aún te amaré mujer a ti. Renaceré yo ola, y aún […]



Vendrá un carro por mi cuerpo

Vendrá un carro por mi cuerpo -¿en dónde estará mi alma? y se pasará a la puerta del jardín. Sobre mi caja negra y con […]



Página 1 de 212