Plegarias contra el miedo (ii)

Temo no ser el que querían.
Madre me palmotea suavemente:
“Pero hijo esa obsesión por las palabras”.
Cristo me ve ríe en toda su imagen
alguna vez él y yo
jugamos a des-clavarnos
escupir frente a las cruces
no ser infinitamente normales. Ahora temo que el reloj se quiebre
la arena en mi cabeza estalle.
Junto al mar se alza-mezcla la tarde veloz.
De la fiebre surgió la música o viceversa
hay figuras entre la sal y el hollín de la casa
suplicando:
“No mojes los huesos”
de asegurar o imaginar que no giran
no rotan estos diez mil ojos>>.
Réquiem por esta noche de arenas movedizas
donde ella finalmente no está:
Y es el deseo mayor
es sin carne (girando) aún
hasta que razono.



1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5.00 out of 5)

Poema Plegarias contra el miedo (ii) - Antonio Armenteros Álvarez