Nocturno

Niña etérea,
la secreta ilusión de ti
abre mi corazón al aire de la noche.
En mí caben todas las estrellas
y despierta un pequeño planeta azul
perdido en su elipse solitaria.
Cuántos caminos habrá recorrido el amor,
cuántos siglos en llamas
hasta llegar aquí
para que yo pudiera compartir con mi especie
esta alegría sin voz,
sin esperanza.
Cuántas palabras me ha costado
llegar a este silencio,
a esta soledad que siento apenas mía
como un reino conquistado.
Niña terrible,
cuántos versos me tocará escribir ahora
para llenar los muros de papel.


Poema Nocturno - Héctor Pimentel