Deja que hable ezra pound

Si no tienes nada que decir cállate

Deja que hable Ezra Pound

Desde las sombras el espléndido anciano

Desde la fina línea de agua

El magnífico anciano

Te muestra los genuinos billetes de su fortuna

Y todos brillan legítimos peces

De un río infinito que sí

Ése nunca se detiene.

Si no tienes nada que decir cállate

Los altos caballeros las damas abigarradas

Que vivieron y murieron y nacieron por esta sola causa

No pueden tener al lado

El tartamudeo de un enano

La cojera de un monedero falso

Que delata que el oro de sus verbos

Carece de aquella delgada línea de agua

Esa finesse salvaje la impecable mancha

Que no adorna la cabeza del animal escrito

-que cruza sólo un instante por el papel –

Sino que sale de adentro del animal desfondado

De las vísceras vivas donde corre la sangre real

-ésa de donde proviene el color del colorado –

Y palpita afuera como un monstruo de luz

Como una imagen sin otra capilla que cada cosa

De cada universo posible e imposible

La que podría muy bien ser adorada

De pie y sin velos sin altares ni nada

-ni siquiera acólitos –

Bajo el nombre de nuestra señora de los verbos

Nimbada de estiércoles y nervios

De eclipses y novas oh tú

Alta y baja sublime maliciosa

Poesía que reinas sobre la amplia noche

Y el delgado día


Poema Deja que hable ezra pound - Luis Benítez