Naturaleza muerta

Eras tú el destino tuyo
madurando en los deseos
que no te pertenecían.
Mas aferrado a vivir
los celos alimentaron
aquel oscuro placer
de no ser y ser olvido:
si fruto, jamás forma
que fuese aroma o sabor,
nube en las noches sin lluvia.


Poema Naturaleza muerta - Eduardo Zambrano