Imago mundi

Todo vuelve otra vez vivo a la mente,

irreparable ya con el andar del tiempo.

CERNUDA

Apenas licor en las copas

Con celaje de labios.

Ha cesado la noche. La niebla se diluye

En una luz inmadura

Venida de pronto como de extrañas tierras.

Más que mirar, los ojos respiran.

Suena a cuerdas y nubes

Demasiado desafinadas.

Las palabras esconden mucho olvido dentro,

Mucho sigilo, mucha vida.

Giran, giran constantemente,

Dejando al pasar el dolor que abandonan.

Nada se gana con saber lo irremisible.

A fuerza de imaginarlos

Los sucesos acontecen.

Es enero otra vez

Y la niebla, de estar en todas partes,

No se mantiene en ninguna.

La niebla oculta dentro mucha luz,

Mucha paz, mucha vida.

Es un mar que envuelve el silencio.

Las palabras forma, agua pronunciada.

Es hermoso aquello que no puede expresarse,

Todo lo que aún permanece encerrado

En su cofre de oro, en su humo purísimo.

La niebla arrastra las palabras

Y las hace girar, girar

Hasta que se remansan, girar constantemente

Hasta que las acoge en su fulgor

Y las deshace en la ceniza del tiempo,

Que es lumbre fecunda,

Lumbre que nunca se apagara.



1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5.00 out of 5)

Poema Imago mundi - Juan Ramón Mansilla