Nadas

[1]
Enraizada la costumbre confluye sin reposo
En ti, en mi, en nosotros verso adentro
No te busca el letargo en otro cuerpo
En lo que ha quedado de todo en ti
En lo que ha quedado de ti
En lo que ha quedado
Sin ti.

[2]
Desde el tiempo imperdonable
No saben cómo mis manos
Cosen gris a la costumbre
Ablandando la huida
Desde entonces
Desde el grito
Desabrido
Muerto.

[3]
Velasombra en lunijunta sangre
De tu sangre que es mi sangre
Cerrada cumplida perfecta
Amarilla inevitable
Costumbre de ti
De ti sin ti
Te lleva

[4]
Lo que no emplea siquiera costumbre
Lo que guarda tibio reposo dentro
Dentro dentro adentro
Que esconde el día dentro
La noche dentro, todo
Ese camino cerrado
Padecido, mustio
Último.


Poema Nadas - María Eugenia Caseiro