Escrito en alta voz

Cuando vuelva la paz sobre los trigos
Y escampe para siempre esta tormenta
Entonces será lícito el silencio
Y podremos al fin dar media vuelta.
Mas hoy que manos pútridas sembraron
Nuestros campos de abrojo y mala hierba
Y hay nubarrones turbios que amenazan
Con hollar sin piedad nuestra cosecha
No ha de haber ni una voz que se permita
Ni un lapso de silencio, ni una tregua
Y no hay que dar asilo en nuestros cuerpos
Ni a un hueso con derecho a la cansera.
Si Dios armó de voces nuestras vidas,
¿a qué esperáis – decid – para que prenda
La voz fuego a la voz y estalle al punto
Como un grito total España entera…?
Si alguien pintó el silencio en vuestros labios
Echad mano al valor y a la vergüenza
Y veréis como os brota en la garganta
Un polvorín de gritos y banderas.
Tiempo es de andar España a voz en grito
En sonora y fecunda sementera
Sembrando voces recias como troncos
Y verdades que arañen las estrellas.
Un vendaval de voces afiladas
Ha de azotar el rostro de esta tierra
Hasta segar de un tajo transparente
Esa camada hostil de malas hierbas
Que oscurecen el sol, manchando el aire
De un insolente hedor a charca infecta
Que envenena el albor de los almendros
Y extingue con su hez la savia nueva –
España es un sembrado de futuro,
Es una inmensa espiga a cuya vera
Velarán como espadas nuestras voces
Hasta que llegue el alba de la siega.
¡Desenvainad la voz porque ya es hora
De acribillar a gritos la tormenta
Y escribir en el viento que no hay nada
Que pueda detener la primavera!


Poema Escrito en alta voz - Ramón Graells Bofill