Homenaje a miguel de unamuno

Un corazón de lúgubres latidos
Que la sombra me viene persiguiendo
Acribilla la paz de mis sentidos
Como un tambor de espanto y estruendo.
Un corazón de pólvora y de saña
Que estalla ebrio de sangre enloquecida,
Un corazón con hálito homicida,
Un corazón brutal llamado España.
España que del odio se hizo esquirla
Y, como a ti, te araña los costados,
España de perfiles afilados.
¡Fuera mejor no verla ni sentirla!
Lo primero es el odio. Lo primero
Es disfrazarse el alma con la inercia
De ser antes acémila que arriero,
Lo primero es pulir otro madero
Donde clavar a Dios si es que se tercia.
Huérfana de la luz de la esperanza
Late esta España nuestra, tuya y mía,
La España que idolatra a Sancho Panza
Y fusila al Quijote cada día.
¡Soy español a gritos y arañazos¡
Y en este carnaval, en esta feria,
No tengo, Don Miguel, más que dos brazos
Y un verso para hundir esta miseria.
Esta España me puebla el pensamiento,
Me surca hueso a hueso y se encarama
Venas arriba y siento que reclama
Las iras de mi voz como sustento.
Por eso hasta la muerte – ese infinito
Charco de eternidad que nunca engaña –
Yo viviré arrancándome este grito
Para que todos sepan que está escrito
Con la furia de amar: ¡¡Me duele España…!!


Poema Homenaje a miguel de unamuno - Ramón Graells Bofill