Para la cortina de un teatro

Vicios corrige la vivaz Talia,
Con risa y canto y máscara engañosa,
Y el nacional adorno que se viste.
Melpómene, la faz majestuosa
Bañada en lloro, al corazón envía
Piedad, terror, cuando declama triste.


Poema Para la cortina de un teatro - Leandro Fernández de Moratín