El niÑo muriÓ

¿Quién sufre? Pasé de prisa.
¿Quién se queja? Y me detuve.
La choza estaba oscura. Y la voz: “¿Quién te quiere a ti, corzo mío?”
Pero el niño no se callaba.
“Rey de la selva viva, rey mío”. Y el niño seguía llorando.

El amuleto; el lamento: la madre canta. Canta muy dulcemente.
El niñito llora.
Huele a sándalo triste. Mano que mece a un niño. Canta.
¿Quién sueña?
El lamento largo no cesa. Dura más que la vida. El niñito calla.
Canta la madre.
Más allá de la vida canta la madre. Duerme la selva.


Poema El niÑo muriÓ - Vicente Aleixandre