El espejo

(La Luna)
I
Te hubieras visto anoche, Santa Luna,
cuando eras toda luna todavía,
verídica de tanta fantasía
cifrando lunas múltiples en una.
Ilógica, inusual – como ninguna
después – tu palidez resplandecía.
Te hubieras visto. ¡Cuánta alevosía
viciando de esplendor la esfera bruna!
Te hubieras visto mágica y serena
anoche que te vi ser luna llena
de ti, de mí, de noche, de momento.
Te hubieras visto anoche… Parecías
igual a mi dolor de aquellos días,
cuando eras tú mi luz, y yo tu aliento.
II
Cuando eras tú mi luz, y yo tu aliento,
igual a mi dolor de aquellos días,
te hubieras visto anoche. Parecías
de ti, de mí, de noche, de momento.
Anoche que te vi ser luna llena,
te hubieras visto mágica y serena
viciando de esplendor la esfera bruna.
Te hubieras visto. ¡Cuánta alevosía
después! Tu palidez resplandecía,
ilógica, inusual – como ninguna-,
cifrando lunas múltiples en una.
Verídica de tanta fantasía,
cuando eras toda luna todavía,
te hubieras visto anoche, Santa Luna.


Poema El espejo - Javier Mardel